• Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • RSS Feed

sábado, 8 de marzo de 2014

Mujeres y deporte: la lucha constante por la igualdad

 
Hoy es 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Una jornada dedicada a reivindicar una sociedad justa en la que hombres y mujeres tengan los mismos derechos, deberes y oportunidades. El mundo del deporte no puede ser ajeno a este hecho y por eso, desde Selected Trainers, queremos resaltar la lucha constante de las mujeres por normalizar su aportación al deporte e integrar con éxito las modalidades femeninas en las Olimpiadas.
La historia de las mujeres en los Juegos Olímpicos es la de la progresiva integración en un mundo que históricamente había sido de hombres, al igual que ocurría con otros derechos universales fundamentales, como el del derecho al sufragio, que no fueron progresivamente introducidos en los diferentes países occidentales hasta bien entrado el siglo XX. En las Olimpiadas de la Antigüedad las mujeres no tenían permitida su participación e, incluso, su presencia como asistente a las competiciones estaba vetada.
Con la llegada del olimpismo moderno, el papel de la mujer no varió mucho de lo que había sido, ya que se tomó el mismo modelo de la Antigüedad. En los Juegos de Atenas de 1896, la presencia femenina brilló por su ausencia. Por otro lado, el Barón Pierre de Coubertin, creador de los Juegos Olímpicos modernos, se opuso hasta su muerte a que las mujeres fueran partícipes de la gran fiesta del deporte universal. Sería en en París, en 1900, cuando participaron por primera vez siete mujeres siendo las francesas Filleaul Brohy y Marie Ohnier, en croquet, las pioneras.
El primer gran punto de inflexión tuvo lugar en los Juegos de Amsterdam de 1928, paradójicamente un momento histórico en que el mundo se preparaba para la gran depresión económica emergida a raíz del crack del 29, y el ascenso de Hitler al poder tomaba su forma definitiva tras la derrota nazi en las elecciones de ese mismo año. En el país holandés a las mujeres se les dejó competir en atletismo, hecho que generó mucha polémica, ya que, a su término, varias mujeres sufrieron indisposiciones. Los ataques crecieron e incluso el presidente del Comité Olímpico Internacional, Baillet Latour, amenazó con retirar a las chicas de las competiciones. Sin embargo, lo único que consiguieron fue alargar la llegada de carreras de mayor distancia hasta hasta 1964, cuando, tras la victoria de Betty Cuthbert en los 400 metros, se demostró que el sexo femenino podía ampliar su calendario de pruebas.


En Munich '72 se disputó por primera vez el 1.500 femenino con victoria de la soviética Lyudmila Bragina. Otro pequeño paso fue el triunfo en los 400 m vallas de Nawal El Moutawakel, que se convirtió en la primera mujer nacida en un país islámico y la primera africana en ganar una medalla de oro.
La historia de las mujeres deportistas dio un paso de gigante tan legendario como importante. Fue en 1968, cuando la mexicana Enriqueta Basilio se convirtió en la primera fémina que portó la antorcha olímpica y encendió el pebetero y, con él, la llama que iluminó los XIX Juegos Olímpicos que se celebraron en Ciudad de México. Fue el 12 de octubre de aquel año, una jornada en que se rompieron muchas barreras gracias a este sencillo gesto que situaba a una mujer en el epicentro del deporte mundial.
Olimpismo aparte, son muchas las mujeres que se han ido abriendo un hueco en la historia del deporte y que han conseguido hacerse eternas por su duro trabajo, constancia y dedicación a la especialidad que aman. Muchas de ellas, incluso, han conseguido llevar sus deportes a un grado de reconocimiento muy superior al que tenían antes de su llegada. Enriqueta Basilio fue una de las que logró lo impensable, pero no es ni mucho menos la única.
Si Roger Federer tiene quince victorias en torneos del Grand Slam, qué decir de Martina Navratilova, la mujer que revolucionó el tenis  consiguiendo 18 títulos del Grand Slam individual y 31 en dobles.
Siete dieces, la perfección, la imposibilidad de ser batida, la máxima expresión de la gimnasia. Esa fue Nadia Comaneci, que en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 obtuvo siete máximas puntuaciones, lo que provocó que se colgara las medallas de oro en paralelas asimétricas, barra de equilibrio y en la general individual. En los Juegos de 1980, repitió metal en suelo y en barra de equilibrio. La deportista rumana no ha dejado de apoyar al deporte que le hizo grande por lo que ha ocupado varios altos cargos dentro de la federación de su país de gimnasia.
27 récords mundiales, 15 al aire libre y 12 en pista cubierta. tales números son de la pertiguista rusa Yelena Isinbáyeva, la mujer sobre la que se centra un deporte que, desde su aparición y el adiós del eterno Serguei Bubka, ha girado en torno a ella y sus intentos por conseguir nuevas plusmarcas mundiales. La primera y única mujer en superar los cinco metros en un salto, la revolución total de un deporte que sin ella no sería lo mismo.
De las deportistas españolas, cabe destacar, entre otras muchas que serían dignas de ser mencionadas como Arantxa Sánchez Vicario, Isabel Fernández o la judoca Miriam Blasco, quien tiene el honor de ser la primera medallista de oro en la historia del olimpismo femenino español, a Theresa Zabell, doble campeona olímpica, cinco veces campeona del mundo y en tres ocasiones número uno del mundo.
Marta Domínguez es, además de la mejor atleta española femenina de la historia. Campeona del Mundo de los 3.000 obstáculos en 2009, de Europa en los 5.000 en 2002 y 2006 y campeona de Europa de Campo a Través en Toro '07, Marta representa mejor que nadie la raza y la capacidad de sufrimiento de una mujer deportista.
Uno de los deportes femeninos en que más está costando el reconocimiento es, precisamente, el llamado deporte rey, el fútbol. A pesar de las dificultades y la diferencia económica que existen entre el masculino y el femenino, hay mujeres que siguen haciendo historia, cada una desde una posición bien diferente, pero igualmente válidas. Una es, en el campo, la brasileña Marta, nombrada cuatro veces la futbolista del año por la FIFA entre 2006 y 2009 y que técnicamente parece superior a muchos futbolistas varones de las primeras ligas mundiales. La diferencia en el aspecto económico y físico marcan la enorme barrera de una muy lejana integración futbolística entre ambos sexos.
Como veis, son muchas las mujeres que han hecho historia en el mundo del deporte, hoy para ellas y para las mujeres anónimas que cada día luchan en la olimpiada diaria y hacen posible que la igualdad entre hombres y mujeres no cese, nuestro reconocimiento.
 
© 2013 Selected Trainers. Desarrollo Web ATSolutions Con la tecnología de Blogger.
Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff